OVACIÓN EN LA ÚLTIMA DE SEVILLA

Roca Rey firmó otra tarde importante en la Real Maestranza de Sevilla, en la que sólo el acero en el sexto de la tarde le privó de tocar pelo tras una valiente y maciza faena frente a un manso de Jandilla. Quitó el peruano a este toro por gaoneras, rematando con una bonita larga. Comenzó la faena de muleta con hieráticos estatuarios, para torear después con empaque sobre la mano derecha, aprovechando la acometividad del astado, que muy pronto, cuanto se sintió podido, se rajaría. A pesar de ello, Roca Rey le plantó cara en terrenos de chiqueros en una faena muy meritoria y con calado en los abarrotados tendidos. Tras un final por ajustadísimas bernardinas, mató de pinchazo y estocada y todo quedó en ovación, esfumándose el triunfo en forma de oreja.

Al tercero lo saludó Roca Rey a portagayola, para ejecutar después otra larga de rodillas y un buen ramillete de chicuelinas. De rodillas empezó la faena de muleta y con un cambiado por la espalda de infarto. Muy firme el peruano, aguantando los derrotes que lanzó el de Jandilla, muy a la defensiva y sin emplearse. Exprimió al máximo Roca Rey a su oponente, al que despachó de un espadazo de libro, saludando una ovación desde el tercio.

 

FICHA DEL FESTEJO

 

Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Toros de Jandilla y Vegahermosa.

 

Antonio Ferrera: silencio y silencio.

El Juli: vuelta tras petición y silencio.

Roca Rey: ovación con saludos desde el tercio y ovación.

 

Fotografía: Maestranza Pagés.