Roca Rey en El País: “Esta crisis ha llegado con un Gobierno que no apoya el toreo”

El parón por el coronavirus se le ha hecho más largo si cabe a Andrés Roca Rey (Lima, 23 años). Su espera para volver a torear en España comenzó en julio del año pasado, cuando tuvo que cortar la temporada por una lesión cervical. Este marzo, a días de reaparecer en Valencia, la pandemia arrasó con todo. Desde entonces espera a que pase la tormenta en Sevilla, preparándose para su vuelta, “aunque sin esa chispa” por no saber cuándo podrá enfundarse de nuevo el vestido de luces, cuenta a EL PAÍS en conversación telefónica. Porque el coronavirus amenaza incluso que pueda haber de toros este 2020. El sector reclama y presiona al Gobierno por unas ayudas que por el momento no llegan.

Pregunta. La suspensión de las primeras ferias llegó a días de comenzar las Fallas, cuando iba a volver a torear en España. ¿Qué sensación le quedó?

Respuesta. Estaba muy ilusionado. La temporada pasada no pude torear desde Pamplona. Ya había vuelto en América, pero no en España. Tenía muchas ganas y sentía que podía ser muy especial. Esto nos ha golpeado muy fuerte, no solo a mí o al mundo del toro, a todos los sectores en general.

P. ¿Y en América ha afectado tanto a la tauromaquia?

R. Yo le puedo hablar de Perú. Allí la temporada taurina va de abril-mayo a octubre-noviembre, aunque parezca extraño, porque aquí siempre toreamos en invierno. Y también le ha afectado mucho. Los profesionales lo están pasando mal.

P. ¿Existe la posibilidad de que se reanuden los festejos en Perú este año?

R. No, ni espectáculos taurinos ni no taurinos. En Perú está cancelado todo evento de masas, incluido fútbol y toros.

P. Volviendo a España, ¿le llega esta crisis al toreo en el peor momento posible?

R. No es que sea el peor momento. Es que esta crisis ha llegado con un Gobierno que no apoya el toreo, algo que no se entiende. El toreo fue declarado bien de interés cultural y si otros sectores culturales reciben apoyo, la tauromaquia también merece ese respeto y esas ayudas. El hecho de que algunos integrantes del Gobierno no estén de acuerdo con la tauromaquia no es motivo para quitar el apoyo, tienen que gobernar para todos. Nos sentimos discriminados. Pedimos un poco de respeto porque hay gente que lo está pasando muy mal. Esto no va de ser de ser de izquierdas o de derechas.

P. La semana pasada hizo de anfitrión en una reunión con algunos de los principales matadores del escalafón. ¿Ha salido algo concreto del encuentro?

R. La idea era hablar del sector, no solo de nosotros, y ver la forma de ayudar a todas las personas que viven de este mundo: la gente del campo, cuadrillas, los que cuidan las plazas… Todos tenemos las mismas prioridades. Hemos mandado cartas al Ministerio de Cultura pidiendo ayuda, pero no hemos recibido respuesta.

P. ¿No hay respuesta o ha sido negativa?

R. No, no. Simplemente no han respondido, a ninguna. Han sido 10 cartas lo más respetuosas del mundo, pero siguen sin responder.

P. ¿Esperáis que pueda haber ayudas concretas al mundo del toro?

R. Debería de ser así. El Gobierno tiene la obligación de proteger este sector al igual que lo hace con otros. Para eso están, para defender al país y no sus gustos personales.

P. ¿Necesita cambios la tauromaquia para superar esta crisis?

R. Hay muchas propuestas sobre la mesa para afrontar el futuro. Más que cambios, creo que nos tenemos que acoplar a la situación que habrá cuando se pueda volver a torear. Todavía hay que escuchar todas las propuestas para tomar las decisiones correctas.

P. ¿Están dispuestas las figuras a poner de su parte para que la fiesta salga adelante?

R. En este momento de incertidumbre es muy difícil planificar algo de aquí a unos meses o al próximo año. No se sabe qué va a pasar, pero iremos haciendo cosas cuando la situación lo permita.

P. ¿Espera poder torear este año en España?

R. Me encantaría decir que sí, pero es un momento con tanta incertidumbre que no puedo asegurarlo. Es una situación muy difícil para todos los espectáculos públicos que reúnan a masas, como es el caso de la tauromaquia.

P. ¿Son viables los festejos con las restricciones de aforo planteadas?

R. Dar una corrida de toros tiene muchos gastos y es difícil sin un aforo mayor al que se permite por el momento. No soy empresario y tal vez no soy el más indicado para decirlo, pero veo muy difícil que haya toros así. Ahora mismo lo importante es pensar en lo que está pasando en el mundo, respetar las normas sanitarias y ayudar dentro de lo posible a las personas más necesitadas.