REVISTA DE PRENSA: TRIUNFAL REAPARICIÓN EN LIMA

El tiempo de espera ha finalizado y el diestro Andrés Roca Rey vuelve al ruedo con entrega y éxito, tras haber cortado la temporada forzosamente en el mes de julio tras una lesión en el hombro derecho. Tras estos intensos meses de recuperación, el diestro peruano ha vuelto a los ruedos en su tierra, en la plaza de Acho (Lima) en la primera corrida de la Feria del Señor de los Milagros. Uno de los carteles más esperados del año, de mayor expectación ante la vuelta a los ruedos de Roca Rey.

Con la plaza llena, Roca Rey ha recibido una gran ovación al término del paseíllo que recogió saludando desde el tercio. Quiso el diestro agradecer a los aficionados brindándoles el primer toro de la tarde, de El Olivar, al que le cuajó una gran faena cortando las dos orejas.

Ha vuelto el Roca Rey de siempre, sin notarse los meses de calvario que ha pasado y en plenas facultades. Todavía faltaba un toro, el sexto con el que mostrar su toreo verdadero. De nuevo, el diestro mostró su mejor toreo ante el de La Viña, al que cuajó una gran faena pero marró con los aceros. Una fuerte ovación para Roca Rey en una exitosa y esperada reaparición.

Jaime de Rivero, en su crónica El Confidencial titulada “Roca Rey sale a hombros en Lima en su regreso a los ruedos”, destaca el temple con el que el diestro supo abordar su primera faena y cómo sacó el mejor partido posible en la segunda.

“La faena de la tarde fue la de Roca Rey con el tercero de El Olivar, abanto y de poco recorrido en el primer tercio, al que supo lidiar de salida con verónicas de buena factura. Lo dejó crudo en varas para proseguir con el quite por chicuelinas, rotundas por lo ceñidas y riesgosas, que puso al público de pie. Ante una plaza entregada, brilló con estatutarios iniciales que fueron el mejor preludio para el toreo fundamental.
Con un temple formidable aprovecho la fuerza del animal para alargar las embestidas, redondeando series importantes por el pitón derecho. Por el izquierdo no había la misma predisposición. Faena cimentada en el valor y el temple que culmina con cambiados, estatuarios y demás adornos. Estocada arriba que derrumba al toro sin puntillas y dos orejas indiscutibles.

Con el sexto de La Viña Roca Rey demostró su consabida calidad lidiadora y la capacidad para sacar provecho de un pozo vacío. El de El Olivar, noble, pero sin fuerza ni codicia, no ofrecía posibilidades de lucimiento. El peruano aportó lo que el toro no tenía, logrando armar series de muletazos, algunos de buena factura, a un toro parado y que eran imposibles de imaginar momentos antes Falló con el acero, dejando en silencio una labor que el público no supo reconocer.”

Pablo J. Gómez Debarbieri, en su crónica a toda página en El Comercio de Lima titulada “Andrés Roca Rey: protagonista que jamás decepciona”, destaca la capacidad de sorprender del peruano tras emocionantes embestidas:

“La banda arrancó el pasodoble del torero, mientras este hilvanaba soberbios derechazos, cuya intensidad fue in crescendo conforme avanzaba la faena. Bajó mucho la mano para conducir la emocionante embestida. Ocho magníficos naturales: cinco de uno en uno y tres ligados; el público puesto en pie. Más naturales y derechazos, para de pronto– sorprender con una capeína, derechazos, un cambiado por la espalda, un enorme natural y el de pecho; todo ello ligado. ¡Bendita sorpresa! Bernadinas espeluznantes y espadazo; el toro salió rodado de los vuelos de la muleta. Dos orejas rotundas y vuelta al ruedo apoteósica. El público se desgañitaba ¡torero, torero, torero!”

Pedro León Martínez y Alfredo Ruzo, en su crónica en Diario Uno de Perú titulada “Con triunfo de Roca Rey se realizó la primera corrida de abono”, señala el mérito de Roca Rey y la trascendencia de la gran faena del joven torero:

“Roca Rey ha vuelto dispuesto a recuperar rápidamente su lugar en el escalafón de matadores. Con el capote y con la muleta ha estado dominador como siempre. Su primera faena ha sido una lección de dominio tanto con la derecha como con la izquierda. Un estoconazo en todo lo alto que mata sin puntilla y hay un mar de pañuelos que pide y obtiene para el diestro peruano las dos orejas del toro. El sexto toro ofrece dificultades desde la salida. Aparentemente el animal no sirve y sin embargo tras un vistoso quite por faroles, con la muleta muestra el enorme poderío de su muleta. Entra a matar después de haber exprimido al toro, luego de un pinchazo remata con el descabello y solo queda en ovación y luego la triunfal salida en hombros.”

ROCA REY REAPARECE EN LIMA

El diestro Andrés Roca Rey reaparece este domingo, 3 de noviembre de 2019 en la plaza de Acho (Lima, Perú) en plena forma, durante la feria del Señor de Los Milagros. Su regreso llega tras casi 4 meses de recuperación desde que tuviera que dejar temporalmente los ruedos desde el pasado 10 de julio por una lesión cervical producida en un fuerte percance sufrido en Las Ventas unas semanas antes.

Vuelve ahora a los ruedos recuperado después de un intenso trabajo en el que ha contado con la ayuda de destacados médicos y especialistas fisioterapeutas.

Durante los meses de su retiro temporal han sido incontables las muestras de apoyo recibidas. Roca Rey vuelve con la confianza y la determinación de ofrecer lo mejor de su lidia para devolver el cariño a todos los que le han apoyado y a todos a los aficionados. Resulta además una emoción y una motivación especial para el diestro poder regresar en el albero de Acho, en la tierra que le vio nacer.

Andrés Roca Rey comparte cartel en esta ocasión con los diestros Enrique Ponce y Finito de Córdoba y lidiarán toros de La Viña y el Olivar. Se trata de la primera corrida de más de una quincena de festejos en los que recorrerá tierras americanas hasta finales del mes de enero.

REPORTAJE EN EL COMERCIO DE PERÚ

La Revista Somos, publicación sabatina perteneciente al periódico El Comercio, la publicación más antigua y prestigiosa de Perú, ha dedicado un reportaje en su edición del 12 de octubre a Roca Rey. Con motivo de su próxima reaparición el próximo 3 de noviembre en Lima, la edición ahonda en su tirón taquillero, sus otras aficiones como el golf, o su teoría del valor.

 

REPORTAJE COMPLETO

REAPARICIÓN EN LIMA EL 3 DE NOVIEMBRE

Roca Rey reaparecerá el próximo día 3 de noviembre en la feria del Señor de los Milagros de Lima (Perú) después de estar recuperado de su lesión cervical que le tiene apartado de los ruedos desde el pasado 10 de julio en Pamplona.

El diestro peruano fue atendido por especialistas de reconocido prestigio en dolencias de espalda en España y en Nueva York para posteriormente seguir durante estos meses un estricto y riguroso plan médico y de fisioterapia en Sevilla para poder estar restablecido del fuerte percance que sufrió en el saludo capotero al primer toro de su lote el pasado 22 de mayo que le ha provocado la hernia cervical que le ha impedido completar la temporada como tenía previsto.

Después de seguir durante estas semanas de manera estricta las indicaciones médicas, Roca Rey llegará en su plenitud al primer domingo de noviembre en su tierra natal, donde tiene contratada otra tarde más, para volver a la actividad en los ruedos donde le espera una intensa campaña en ruedos americanos.

Una vez más, el limeño quiere manifestar su inmenso agradecimiento por las muestras de cariño y apoyo que ha recibido desde todos los estamentos de la Fiesta y también desde fuera del mundo taurino. Confía en poder devolver todo este apoyo dentro del ruedo a partir del próximo mes de noviembre.

DOBLE PÁGINA EN LA OTRA CRÓNICA

El suplemento sabatino de El Mundo, la Otra Crónica, dedica dos páginas a Roca Rey con quien ha pasado un día en Sevilla siguiendo la recuperación de la hernia cervical, producida en la pasada feria de San Isidro, y que le tiene apartado de los ruedos.

Durante la entrevista, realizada por Javier Negre con fotografías de Gogo Lobato, se explica la “depresión” que ha supuesto para el mundo del toro la baja del peruano y se analizan distintos temas de actualidad, no sólo taurinos. LOC ahonda en la visión que un chico de 22 líder del mundo del toro tiene sobre distintos aspectos del tiempo que le ha tocado vivir.

Roca Rey continúa con su rehabilitación a la que dedica todo su tiempo buscando su pronta puesta a punto.

ENTREVISTA COMPLETA

ROCA REY CORTA LA TEMPORADA

El diestro peruano ha decidido cortar la temporada europea al no estar recuperado totalmente de la lesión cervical que se produjo el pasado 22 de mayo en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid en el saludo capotero al primer toro de su lote.

Roca Rey proseguirá con su recuperación para estar al máximo nivel, como es su deseo, en la temporada americana.

El matador limeño quiere agradecer a las empresas su confianza en él, y a todos los aficionados sus innumerables muestras de cariño y ánimo que, sin duda, son una gran aliciente para seguir con su recuperación.

PRESENTADA LA NUEVA MARCA DE CAMISETAS

Roca Rey estrena su propia marca de camisetas inspirada en los valores que desprende tanto dentro como fuera del ruedo: elegancia, juventud, atrevimiento, modernidad y emoción.

Se trata de una colección limitada de máxima calidad elaborada con algodón 100% de pima peruano realizadas en su país natal. El propia Roca Rey se ha involucrado, junto con su gabinete de comunicación Time To Do, en el diseño que lucen las camisetas.

Son varias las referencias que se pueden encontrar en blanco, azul marino y gris con el logo del torero, y uno de sus gestos más icónicos, para hombre y en rosa y gris, con el mismo dibujo, para mujer. El otro modelo de la colección, para ambos sexos, luce el lema “Eres Único/a” en color blanco en un diseño muy atractivo y lleno de simbolismo.

Una prenda pensada para combinar en distintos ambientes y con variedad de otro tipo de ropa. Abundan los detalles que hacen que las prendas sean exclusivas, detalles en la manga, en la parte trasera o en el etiquetado.

Las camisetas se pueden adquirir desde este momento en la web del torero tienda.rocarey.es desde cualquier parte del mundo.

Además, los seguidores de Roca Rey podrán, también, disfrutar de una jarra con el logo del diestro que cuenta con un exclusivo diseño.

ENTREVISTA EN EL TELEDIARIO DE TVE POR EL TRIUNFO DE SAN ISIDRO

El incontestable triunfo de Roca Rey en su primera comparecencia en San Isidro, donde cortó dos orejas a un toro de Parladé, ha supuesto un aluvión de alabanzas tanto de los aficionados como de la prensa. El limeño, que fue durante horas primer Trending Topic en Twitter en España, ha sido objeto de una exclusiva entrevista en el Telediario de TVE, en un informativo que cuenta con más de 1.600.000 espectadores diarios y un 13% de share.

En ella, desgrana en la televisión pública española las claves de su histórica tarde en el coso ventero donde, con las entradas agotadas desde el mismo día de su salida a la venta, se consolidó como la mayor figura del momento en el panorama taurino en la feria más importante del mundo, conquistando su segunda puerta grande como matador de toros para hacer un total de tres sumando la que obtuvo en esa misma plaza como novillero: “La voltereta fue muy fea y fuerte pero afortunadamente la herida no afecta músculos ni venas importantes. Para emocionar, yo creo, uno necesita una pequeña dosis de locura. En el caso del toreo, además, al tratarse de un arte hace falta que le pongas el corazón como yo intento hacer siempre y más en Madrid”.

Roca Rey tiene anunciados dos compromisos más en el ciclo isidril. La próxima el día 30 de mayo ante reses de Adolfo Martín y el día 15 de junio en frente a astados de Victoriano del Río.

 

VÍDEO DE LA ENTREVISTA (min 41:47)

REVISTA DE PRENSA: APOTEOSIS EN SAN ISIDRO

El incontestable triunfo de Roca Rey en su primera comparecencia en San Isidro, donde cortó dos orejas a un toro de Parladé, ha supuesto un aluvión de alabanzas tanto de aficionados como por parte de la prensa. El torero limeño, que fue durante horas primer Trending Topic en Twitter en España, ha acaparado portadas y elogios en las crónicas del festejo del miércoles en Las Ventas.

 

 

Vicente Zabala, en su crónica en El Mundo titulada “El Rey no falla: Roca revienta Madrid“, destaca la capacidad de sobreponerse a las adversidades del joven matador:

Una marea humana balanceaba a Roca Rey por la calle de Alcalá. Con la réplica del movimiento telúrico que había dinamitado la Puerta Grande y estremecido Madrid. Hasta el golpe de autoridad de última hora, RR sufrió. Como saben sufrir y encajar los grandes. Como remontan los elegidos. Desde una situación agónica que lo tuvo contra las cuerdas después de besar la lona. Pero el Cóndor del Perú levantó la rodilla hincada, regresó de la enfermería y desbarató las teorías del bajío. Maderero, de Parladé, la guinda de una corrida cinqueña, volteó la situación de emergencia. Y el número 1 confirmó por qué lo es: porque cuando llega el día D y la hora H no falla.Y cuajó la excelsitud del ritmo domecq a cámara lenta. De regreso de la enfermería. Con una izquierda opiácea, de propofol en vena y cloroformo en su muñeca. Los tendidos bramaron desde el lío de cambiados que hipnotizó al juampedro de mansitos inicios de lidia, el toque perfecto para su torrente de bravura. Roca ligó en creciente despaciosidad, cada vez con mayor profundidad, siempre el mismo atalonamiento. Un cambio de mano superlativo anunció su zurda clamorosa. Que enloqueció una plaza que lo abrazaba con una verraquera rendida. Las bernadinas últimas de apasionante entrega, el espadazo hasta los gavilanes, la catarsis de una tarde que había nacido con muy diferente sino.”

 

 

Andrés Amorós, en su crónica de ABC titulada “Faena de gran figura del toreo de Andrés Roca Rey“, destaca el incontestable estatus de primera figura del toreo del matador:

Sale de la enfermería para matar al último, que mansea, muy suelto. Traza buena verónicas, cargando la suerte. Como el toro tiene movilidad, comienza con los habituales muletazos cambiados, que enlaza con un natural y el de pecho. La primera tanda de derechazos, muy largos, muy mandones, con la muleta muy baja, ya levanta un clamor: liga, conduce la embestida, se lo enrosca a la cintura. Un lento natural se convierte en un circular, que pone a la gente de pie. Se suceden las tandas de naturales con gran dominio y temple. Recuerdo lo que decía mi amigo Federico de los muletazos de Antoñete: «No son naturales, son catedrales». Catedrales del auténtico arte del toreo. El toro ha sido muy bueno pero acaba yéndose a tablas: recurre entonces a las bernadinas temerarias, que encandilan al personal. Suena el aviso antes de la rotunda estocada. Nadie le discute las dos orejas y la Puerta Grande. ¿Quién decía que no domina el toreo clásico? ¿Quién ponía en duda que es una auténtica primera figura? Después de esta tarde, en Las Ventas, espero que ya, nadie.”

 

 

Sixto Naranjo, en su crónica “Cumbre de Roca Rey en Las Ventas” para Cope, hace hincapié en la fiabilidad del peruano y su condición de crecerse ante los retos más complicados:

Su raza, su capacidad de aguante y ese desbordante torrente de toreo que tiene en la cabeza y ejecuta el resto del cuerpo, hacen de él un torero total. Así ocurrió en su primer paseíllo en la Feria de San Isidro. Un abono hecho en torno a su figura. En tres carteles en los que él tiene la responsabilidad de principio a fin. Fue en el sexto, el mejor toro de la corrida de Parladé. Andrés había salido de la enfermería tras haber sido atendido de esa cornada sufrida en su primer oponente. Un astado que no dejó entrever en los primeros tercios el fondo que iba a sacar en el de muleta. Tras brindar al público, el ‘Cóndor’ (Victorio Duque dixit) se puso en centro del ruedo. La muleta como imán para pasarse al toro por la espalda en varias ocasiones con la facilidad de quien mueve una bandera. Las primeras tandas en redondo fueron fundamentales para encelarle. Mano baja y obligación para que el animal se entregase. Y vaya que si se entregó. A más el toro y a más el torero. La faena explotó al natural. Rotundo el trazo, por profundo y perfectamente tocado para la ligazón. Dos tandas por este palo pusieron la plaza boca abajo. Y el final por bernadinas de asfixiante ajuste abrochadas de una ampulosa trincherilla. Después llegó la estocada y las dos orejas incostestables.”

 

 

Patricia Navarro, en su crónica para La Razón “Madrid se rinde a un descomunal Roca Rey” destaca el mérito de lo acontecido tras la violenta cogida:

Pasión hubo en la Puerta Grande hasta derribarle, hasta hacerle caer, como si fuera uno más de nosotros, y no era. Roca Rey había enloquecido Madrid por todos los poros. La emoción fue un torrente que lo inundó todo en una corrida que se recordará para los restos. La tarde de Roca Rey transitó la dureza del percance, la cogida, una tremebunda voltereta en la que el toro le despedazó el cuerpo, le hizo jirones la taleguilla, zarandeado para un sitio y para otro, entre los pitones del toro, los muslos, el cuerpo del torero viajó con una agresividad tremenda hasta salvarse. Hasta costaba pensar que detrás de ese remolino de pitonazos no hubiera una cornada de gravedad. Verdad descomunal la suya ante un toro que tenía un punto de incierto y más claridad al natural. Pidió alivio rápido, no quitarse, no irse, volver al desafío del ruedo. Y así fue con el sexto, esta vez de la divisa titular de Parladé. Y nos vino, nos pasó por encima de pronto una tormenta de emociones de las que tardas en recuperarte días, porque te han movido los cimientos. Nada ocurrió bajo los parámetros de la banalidad. Salió suelto el toro en los primeros compases de la faena hasta que de pronto, uno y otro, hicieron click y aquella ecuación resultó perfecta. Un viaje a las emociones, al rugido profundo de Madrid. Roca se había desquitado con dos o tres pases cambiados por la espalda de los que no dejan de ser un alarde de valor, pero se puso a torear. A torear de veras. Primero por la derecha, sometido el toro, roto y entregado a la muleta. Era imposible no hacerlo. La magia del toreo fluía ante las 24.000 personas que estábamos allí. El “No hay billetes” que el torero venido del Perú se había encargado de colgar. Lo cuajó por la diestra, en un palmo de terreno, temple exquisito y tan por abajo que aquello explotaba por la emoción. Se encontró también al natural, y en los cambio de mano, y en la eternidad de los pases de pecho a la hombrera y en el misterio de un torero nacido para revolucionar la Tauromaquia. Un auténtico elegido. Con Madrid en pie, el toro, extraordinario, hecho ya a su imagen y semejanza, nos puso el corazón a bombear, más todavía. Las bernadinas fueron de infarto. Tremendas, ajustadas, desafiantes, una locura. La locura de la ambición. Se fue detrás de la espada, como nos fuimos todos, no podía haber otro fin para lo que había pasado en el ruedo de Madrid. Las dos orejas fueron incontestables, como la Puerta Grande, un triunfo de verdad, un éxito con toda la verdad. Madrid se caía. Rendida.”